Natalia Malik.

Es difícil, no imposible.